Roma

Roma

sábado, 21 de julio de 2018

Rebelión en la granja

Aunque me encuentro en Brasil, me preocupa mucho lo que está pasando en Nicaragua. En tres meses se han producido unos 400 muertos y más de 2.000 heridos como consecuencia del enfrentamiento entre las fuerzas gubernamentales y la oposición al régimen de Daniel Ortega. A pesar de la mediación de la Iglesia, la violencia sigue. El país, uno de los más tranquilos de Centroamérica hasta hace poco, está en ebullición. La situación actual contrasta con la que percibí hace unos años cuando visité las misiones claretianas en ese país. No olvido, entre otras muchas cosas, el concierto de Carlos Mejía Godoy en Managua. Disfruté con sus viejas canciones, aunque su voz no era ya tan clara como cuando se hizo famoso en los años 70. La verdad es que lo que está pasando se veía venir. Era voz común que Daniel Ortega y su esposa habían hecho del país su finca particular. El mismo que luchó contra Somoza acabó adaptando muchos de sus vicios. 

La historia se repite una y otra vez. Pocos han retratado con más ironía que el escritor británico George Orwell la transformación de los revolucionarios de ayer en los opresores de hoy. Su novelita Animal Farm –traducida al español como Rebelión en la granja– no tiene desperdicio. Se sigue leyendo hoy con igual fruición que cuando fue publicada en 1945. Ha sido el argumento de varias películas. Llegué a aprenderme párrafos de memoria cuando la usábamos como libro de traducción en las clases de inglés durante mis últimos años de bachillerato. Recuerdo, en especial, la canción Beasts of England, que era una clara crítica de los fatuos y pomposos himnos revolucionarios que recorren el mundo. Aunque George Orwell recomendaba cantarlo con la melodía de La Cucaracha (quizá para hacerlo todavía más ridículo), corren por Internet curiosas y modernas versiones musicales que no se parecen nada a la tradicional melodía hispano-mexicana. No me resisto a transcribir la letra, tanto en su original inglés como en una versión español publicada en México. Imaginemos a la asamblea de animales cantándola con entusiasmo. Luego, pasó lo que pasó, pero esa es otra historia. ¿O es la historia de Nicaragua?


BEASTS OF ENGLAND
(Original en inglés)


BESTIAS DE INGLATERRA
(Traducción española)

Beasts of England, Beasts of Ireland,
Beasts of every land and clime,
Hearken to my joyful tidings
Of the Golden future time.

Soon or late the day is coming,
Tyrant Man shall be o'erthrown,
And the fruitful fields of England
Shall be trod by beasts alone.

Rings shall vanish from our noses,
And the harness from our back,
Bit and spur shall rust forever,
Cruel whips no more shall crack.

Riches more than mind can picture,
Wheat and barley, oats and hay,
Clover, beans, and mangel-wurzels
Shall be ours upon that day.

Bright will shine the fields of England,
Purer shall its waters be,
Sweeter yet shall blow its breezes
On the day that sets us free.

For that day we all must labour,
Though we die before it break;
Cows and horses, geese and turkeys,
All must toil for freedom's sake.

Beasts of England, Beasts of Ireland,
Beasts of every land and clime,
Hearken well, and spread my tidings
Of the Golden future time.

¡Bestias de Inglaterra, bestias de Irlanda!
¡Bestias de toda la tierra y clima!
¡Oíd mis buenas nuevas
cantando un porvenir mejor!

Tarde o temprano llegará la hora
en la que la tiranía del hombre sea derrotada
y las fértiles praderas de Inglaterra
serán pisadas solo por animales .

De nuestros hocicos ya no penderán argollas,
en nuestros lomos ya no habrá arneses.
Bocados y espuelas los comerá la herrumbre
y nunca más restallarán los crueles látigos.

Más riqueza que la mente imaginar pudiera,
el trigo, la cebada, la avena, el heno,
el trébol, la alfalfa, y la remolacha
serán nuestros en el día señalado.

Radiantes se verán los prados de Inglaterra
y más puras las aguas manarán;
suavísima ha de soplar la brisa
el día que llegue a nosotros la libertad.

Por este día debemos trabajar sin cansancio
aunque hayamos de morir sin verlo.
Caballos y vacas, gansos y pavos,
todos unidos, por la libertad lucharán.

¡Bestias de Inglaterra, bestias de Irlanda!
¡Bestias de todo país y clima!
¡Oíd mis buenas nuevas
cantando un porvenir mejor!


Nicaragua no es una granja. Es un país soberano que está atravesando una grave crisis de convivencia y de calidad democrática. Más le valiera a Daniel Ortega leer (o releer) la obra de Orwell –antes de que sea tarde– para que se diera cuenta de cómo acaban todos los revolucionarios que se convierten luego en dictadores contra su propio pueblo. ¡Ojala la presión internacional consiga abrir vías de entendimiento! El pueblo de Nicaragua no se merece ser rehén de sus autoridades.


1 comentario:

  1. El poder es como la herrumbre o la salitre. Con tiempo, corrompen inexorablemente cualquier voluntad de servicio. Lo extraordinario es que esto no suceda.
    ...Y sí, qué pena de sufrimiento nicaragüense, qué vergüenza que Ortega repita el modelo que quiso derribar, qué testimonio el de la Iglesia. Poco interés geoestratégico tiene Nicaragua, asi que poca presión internacional habrá. Ojala me equivoque.

    ResponderEliminar

En este espacio puedes compartir tus opiniones, críticas o sugerencias con toda libertad. No olvides que no estamos en un aula o en un plató de televisión. Este espacio es una tertulia de amigos. Si no tienes ID propio, entra como usuario Anónimo, aunque siempre se agradece saber quién es quién. Si lo deseas, puedes escribir tu nombre al final. Muchas gracias.