Claret

Claret

martes, 1 de agosto de 2017

¿Me quitarán los robots mi trabajo?

¿Se puede hablar de cosas serias en agosto? Me temo que no mucho, así que voy a empezar el mes jugando un poco. Hoy se habla mucho de las consecuencias que tendrá sobre el mercado laboral la progresiva introducción de robots. El domingo escribía mi admirada Rosa Montero sobre este asunto en un artículo titulado El camino al futuro. Parece que un estudio de la Universidad de Oxford − ¡qué raro que no se trate de una universidad estadounidense! − calcula que se destruirán 1.600 millones de puestos de trabajo en los próximos 18 años. La cosa se pone seria, así que he decidido averiguar qué va a ser de mí, no sea que cualquier día un robot entre en mi despacho o en la iglesia y me robe el puesto. 

¿Cómo puedo saber si la robótica amenaza mi puesto? ¡Muy fácil, navego en internet! Ya se sabe que en internet lo mismo se encuentran soluciones para un roto que para un descosido. Sobre el asunto que nos ocupa hay una página web que os recomiendo. El único problemilla es que hay que relacionarse con ella en inglés. La página en cuestión es https://willrobotstakemyjob.com. Pues bien, en la casilla donde pone “Enter your job” (es decir, escriba su trabajo), yo he puesto “clergy” (clérigo) que es una palabra genérica muy usada en inglés. ¿Queréis saber el resultado? Pinchad aquí: https://willrobotstakemyjob.com/21-2011-clergy. Como veis, las posibilidades de que me quede sin trabajo en los próximos años son del 0,81%; es decir, que es completamente improbable. El mío, según la página web, es un trabajo “totally safe” (totalmente seguro). En lo que la máquina no acierta es en el salario medio anual, que estima en 45.700 dólares. ¡Qué más quisiera yo! Bueno, en realidad no aspiro a eso, seamos sinceros.

De esta sesuda investigación extraigo algunas conclusiones:

Primera: mi puesto de trabajo no está amenazado; más aún: goza de un grado de seguridad que ya quisieran para sí otros trabajos de relumbrón. Sin embargo, son muy pocos los que se apuntan a él. Quizá Jesús se adelantó ya a esta situación precaria con un eslogan publicitario que el tiempo no ha hecho sino convalidar: “Muchos son los llamados, pocos los escogidos”. Naturalmente, Jesús se refería a otra cosa, pero no está mal aplicar sus palabras al caso que nos ocupa. Como dicen los italianos, se non è vero, è ben trovato.

Segunda: Estoy convencido de que a muchos de vosotros os ha entrado la curiosidad de averiguar si vuestro trabajo tiene futuro o no. ¡Adelante, estamos en agosto, no pasa nada por jugar un poco! La mejor manera de salir de dudas es entrar en la página, teclear vuestra profesión… y esperar el veredicto de la página web. Por ejemplo, si ponéis “albañil-cantero” (stonemason), las probabilidades de perder vuestro empleo son del 89%. Y si sois “ganaderos”, las probabilidades descienden a un miserable 4,7%; o sea, que quienes os dedicáis a esta noble tarea, tenéis futuro. En el caso de que seáis “abogados”, las probabilidades descienden un poco más: 3,5%. Bueno, no sigo porque, si no, os arruino el juego.

Tercera: Más allá de estas predicciones bastante arbitrarias, la cuestión de fondo es seria. Concuerdo con la opinión de Rosa Montero cuando escribe: “Está claro que no se puede desinventar lo inventado. No podemos olvidar lo que sabemos. La tecnología es una herramienta maravillosa: la cuestión es usarla de manera adecuada. Estamos en un momento fascinante, al mismo tiempo prometedor y peligroso. Tendremos que encontrar nuestro camino al futuro, y para eso me parece que nos hace falta más debate, más imaginación, más información y más pensamiento.”

Lo dicho. Que agosto os sea leve. ¡Y que los robots no arruinen vuestro futuro laboral!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

En este espacio puedes compartir tus opiniones, críticas o sugerencias con toda libertad. No olvides que no estamos en un aula o en un plató de televisión. Este espacio es una tertulia de amigos. Si no tienes ID propio, entra como usuario Anónimo, aunque siempre se agradece saber quién es quién. Si lo deseas, puedes escribir tu nombre al final. Muchas gracias.