Claret

Claret

sábado, 5 de agosto de 2017

El arte de "no hacer nada"

Hay una expresión italiana que tiene mala fama, pero que yo reivindico como imprescindible en nuestra sociedad productivista e hiperactiva: il dolce far niente; es decir, el arte de dejarse llevar, de no hacer nada, de disfrutar del curso de las horas sin molestar a nadie, convirtiéndose casi en una persona invisible. Para aquellos que carecen de la finezza italiana, ésta es una forma rebuscada de enmascarar la pereza. Sería, lisa y llanamente, la actitud de los vagos. Pero no es verdad. El dolce far niente es la actitud de las personas creativas que saben que no pueden estar siempre con los motores encendidos y que, de vez en cuando, los apagan y se dejan llevar. No hay nada más agotador que las personas que siempre tienen que hacer algo. Es como si el mundo dependiera de su frenesí. En realidad, lo que a simple vista parece una actitud responsable, de trabajador comprometido, a menudo esconde la incapacidad de estar cabe sí, de delegar en otros, de saborear los detalles, de entrar en la danza de la vida sin romper el ritmo. No es fácil ser un experto en el arte del dolce far niente. Los vagos lo intentan, pero no pasan de imitarlo burdamente. Es un arte reservado a las almas grandes. Admiro mucho a las personas que son capaces de no hacer otra cosa que escuchar, conversar, descansar, pasear… sin buscar otro objetivo que solazarse con esas actividades improductivas.

Durante los próximos días voy a entrenarme en este arte hasta donde sea posible, pero sospecho que muchas personas, temerosas de los efectos negativos que el dolce far niente puede reportarme, me van a pedir hacer algo. Los sobrinos querrán que juegue con ellos hasta la extenuación. Los amigos me invitarán a arreglar el mundo en torno a una cerveza. El párroco me encomendará diversos menesteres, a los que yo –dicho sea de paso– me presto de mil amores.  De Roma me llegará alguna llamada o algún correo recordándome un asunto pendiente o sirviéndome en vaso frío un problema inesperado. En definitiva, que el dolce far niente será más un deseo que una realidad. Pero, por intentarlo, que no quede. Feliz mes de agosto a todos los amigos de este Rincón.


2 comentarios:

  1. Feliz mes también para ti, Gonzalo... Descansa todo lo que puedas y disfruta de este arte del que hablas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

En este espacio puedes compartir tus opiniones, críticas o sugerencias con toda libertad. No olvides que no estamos en un aula o en un plató de televisión. Este espacio es una tertulia de amigos. Si no tienes ID propio, entra como usuario Anónimo, aunque siempre se agradece saber quién es quién. Si lo deseas, puedes escribir tu nombre al final. Muchas gracias.